El visitante

Por: Cuco

Llegó sin que nadie se diera cuenta. Algunos mencionaron que provenía de algún país asiático, otros que partió del Medio Oriente, se asomó a los Estados Unidos de Norteamérica y cruzó la frontera hacia México. Lo cierto es que provocó pánico.

El temor hizo que la gente se disfrazara con un antifaz que cubría la mitad del rostro. Se volvieron solitarios, las calles lucían desiertas y los habituales lugares de reunión estaban vacíos. Los gobiernos, preocupados, decretaron alarma general. No había manera segura de defenderse.

Sin embargo, surgió una fuerza más poderosa que la amenaza: La pasión, esa perturbación o afecto que minimiza los peligros y en muchas ocasiones los vence, y así nos reuniremos esta semana para presenciar la Serie Mundial de Baseball, y la influenza AHINI, sintiendo el desprecio de la población, huirá decepcionada.

Nota: Esta es la primera entrada de Cuco, maestro con cuentos y poemas. Ojala sigas mandando… ¡Gracias por compartir!

Anuncios

One response to this post.

  1. Excelente “primer plato”, lo más inteligente que el leído sobre la influenza. ESperemos que sea el primero de una larga serie de colaboraciones.

    Saludos desde España.

    P.S: Otro “cuento” o no aquí

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: